La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), en coordinación con elementos de PROBOSQUE y de la Policía de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de México, aseguraron de manera precautoria un camión tipo torton, marca International, cargado en su plataforma con madera aserrada y tarimas del género pino, como parte de las acciones permanentes del “Programa Contra la Tala Clandestina de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca”.

Durante un recorrido de vigilancia en el trayecto de la autopista Toluca-Zitácuaro, del municipio de Almoloya de Juárez, se detectó un vehículo cargado en su plataforma con madera aserrada y tarimas del género pino, por lo cual se procedió a solicitar a su conductor la documentación que acreditara la legal procedencia de la madera.

El transportista presentó un reembarque forestal para acreditar la legal procedencia de la madera, en el que señala como lugar de procedencia la localidad de Agostitlán del municipio de Hidalgo, en el estado de Michoacán, misma que describe el traNsporte de dos mil 857 piezas de madera aserrada, correspondiente a un volumen de 38.725 m3 de madera aserrada; así como una remisión comercial que señala el transporte de 423 tarimas para cimbra con un volumen de 6.768 m3.

Al realizar la cuantificación de las piezas y del volumen transportado de madera, el personal de la PROFEPA detectó que en realidad se trataba de mil 730 piezas de madera aserrada, con un volumen de 24.985 m3 y 423 tarimas para cimbra con un volumen de 8.037 m3.

Por lo anterior, al detectarse inconsistencias entre el número de piezas aserradas y el volumen transportado, confrontado con la documentación presentada por el conductor del vehículo, se procedió a levantar el acta administrativa de inspección correspondiente y al aseguramiento precautorio del camión, la madera aserrada y las tarimas para cimbra, de conformidad con lo señalado por el artículo 161, fracción I, de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS).

El inspeccionado podrá hacerse acreedor a una multa por el equivalente de 100 a 20,000 veces la Unidad de Medida y Actualización vigente y, en su caso, al decomiso de la madera si no logra acreditar la legal procedencia de las mismas con la documentación debidamente requisitada y emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).