POR CLAUDIO JAIME M.

Actualmente los mexicanos mayores de edad, no perdemos oportunidad para disfrutar de una muy buena cerveza y hacerle justicia a los exquisitos y tan variados sabores de nuestra cocina típica, no es un secreto que los mexicanos nos sentimos muy identificados y satisfechos con la variedad de cervezas que en México podemos consumir durante todo el año, pero ¿Qué sabemos de la cerveza?

Respecto de los orígenes de la cerveza en México, estudios del Instituto Nacional de Antropología e Historia los remontan al año de 1542 con una primera planta en Amecameca, Estado de México, pero que debido a los altos costos de producción fue abandonada optando por su importación desde Europa, consolidándose la producción cervecera en México hasta mediados del siglo XX en el año de 1925.

Las cifras sobre la producción y consumo de cerveza en México son las siguientes: al cierre del 2017, la exportación de cerveza representó cerca del 23 por ciento de las exportaciones agroindustriales del país, con un valor de 3 mil 768 millones de dólares y los estados con mayor producción cervecera son: en primer lugar, Zacatecas con el 17.7 por ciento de la producción nacional seguido por Coahuila con el 14.6 por ciento y la CDMX con el 12.5 por ciento de la producción nacional.

¿Cuánta cerveza consumimos los mexicanos?

De acuerdo con información de la Profeco, los mexicanos ocupamos el sexto lugar mundial en consumo de cerveza y el segundo en Latinoamérica, del promedio de consumo nacional de cerveza, que es de 6.1 litros mensualmente, esa cantidad aumenta 1 por ciento en diciembre durante las festividades navideñas y de fin de año, en cuanto a su presentación el 54 por ciento de los consumidores la prefiere en lata sobre el 46 por ciento que la prefiere en botella, destacando que los lugares preferidos para comprarlas son las tiendas locales, donde se venden 4 de cada 10 litros.

El consumo responsable también es un aspecto importante del disfrute de la cerveza, conservar la salud física, mental y la vida depende tanto de su cantidad como de las circunstancias.

Recuerde moderar su consumo y no gaste más de lo que gana.