Este 25 de mayo se festeja el Día del Contador Público en nuestro país. La celebración es para recordar a Fernando Díez Barroso, profesional de la contabilidad en el país quien presentó el primer examen profesional el 25 de mayo de 1907 en la Escuela de Comercio y Administración, obteniendo el título de Contador de Comercio; esa fecha se considera como el inicio de la profesión de Contador Público en México. En 1925, la Secretaría de Educación Pública le revalidó su diploma para otorgarle el de Contador Público.

Aunque Díez Barroso vivió en la época del porfiriato y fue testigo del inicio de la Revolución Mexicana, las revueltas no le impidieron dedicarse a estudiar, investigar y proyectar la profesión contable en México; fundador y primer presidente del Instituto de Contadores, hoy Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

A nivel mundial la contabilidad puede tener su base en las enseñanzas del matemático Luca Pacioli. En 1489 escribió el libro Suma de aritmética, geometría, proporción y proporcionalidad, en el que describe el método de la partida doble, origen de lo que hoy se conoce como contabilidad. Fue considerado como uno de los precursores del cálculo de probabilidades y fundamentalmente realizador de grandes aportes a la organización y sistematización de la contabilidad.

En su obra Luca Pacioli aconseja el uso de cuatro libros: Inventario y Balances, Borrador o Comprobante, Diario y Mayor. Los cuales aun se utilizan hoy en día.