El 26 de mayo de 1910 se expide el decreto que crea la Universidad Nacional de México, impulsado por Justo Sierra Méndez, entonces secretario de Instrucción Pública. La nueva institución estaría constituida por las escuelas Nacional Preparatoria, de Jurisprudencia, de Medicina, de Ingenieros, de Bellas Artes en lo concerniente a la enseñanza de la arquitectura y de Altos Estudios. Por fin, después de aprobado el proyecto, el 22 de septiembre tuvo lugar la inauguración solemne de la Universidad Nacional de México.

La joven Universidad vivió sus primeros días en medio del estallido de la Revolución. Poco a poco, la crisis política provocada por el levantamiento de Francisco I. Madero incidió en la Universidad, ya que en el mes de marzo Porfirio Díaz pidió la renuncia a casi todo su gabinete con la excepción del secretario de Hacienda, Limantour y ello incluyó a Don Justo y a su fiel colaborador, Ezequiel A. Chávez, quien fungía como subsecretario. Sierra fue sustituido por el licenciado Jorge Vera Estañol. Sin embargo, dos meses después, el 25 de mayo, don Porfirio presentó su renuncia.

En 1910 nace Adolfo López Mateos. Fue presidente de la República entre 1958 y 1964.

En 1977, el Palacio de Lecumberri creado por Porfirio Díaz como una cárcel en 1900, es nombrado nueva sede del Archivo General de la Nación. En 1976 Luis Echeverría lo retiró del servicio de Penitenciaría de la Ciudad de México y en 1977 José López Portillo empezó su transformación a Archivo General de la Nación, inaugurado en 1982, y con el mismo uso hasta hoy en día.

En 1976 muere en Messkirch, Alemania, el filósofo alemán Martin Heidegger, fundador de la denominada fenomenología existencial, y uno de los pensadores más originales del siglo XX. Su obra más conocida es “Ser y tiempo” de 1927.

En 1897 inicia la venta de los primeros ejemplares de “Drácula” en Londres, aunque el éxito de la novela de Bram Stoker, llegó muchos años más tarde, incluso después de la muerte del autor, cuando fue adaptada para Broadway en la década de 1920. En 1931 la historia del vampiro de Transilvania llegó a la gran pantalla, de la mano del director Tod Browning. El film, protagonizado por Bela Lugosi, convirtió al Conde Drácula en un ícono cultural. Otra exitosa adaptación al cine de “Drácula” es el film de 1992 dirigido por Francis Ford Coppola.