El 3 de junio de 1861 Melchor Ocampo fue fusilado en la hacienda de Jaltengo, cerca de Tepeji del Río y colgado de un árbol. Su cuerpo fue rescatado y trasladado con grandes honores a la ciudad de México, donde descansan sus restos, excepto el corazón que está en el Colegio de San Nicolás, en Morelia. Sabiendo que iba a ser fusilado, Ocampo pidió permiso para redactar su testamento en el que reconoció a sus hijas y adoptó a otra más; al final dijo: “muero creyendo que he hecho por el servicio del país cuanto he creído en conciencia que era bueno”. Fue gobernador de Michoacán en 1846, y también ocupó las carteras de senador, secretario de Hacienda y candidato a la presidencia de la República aunque fue derrotado por Mariano Arista en 1850.

En 1924 el escritor checo Franz Kafka, quien redactó en alemán sus obras, falleció víctima de tuberculosis. Su obra, a pesar de no ser muy extensa, se le considera de gran influencia en la literatura del siglo XX. Es autor de “La metamorfosis”. La fuerza de su obra ha sido tan importante que el término kafkiano se aplica a situaciones sociales angustiosas o grotescas, o a su tratamiento en la literatura.

En la ciencia, Charles Richard Drew nació en 1904. Fue médico y cirujano americano, pionero en el desarrollo de los bancos de sangre. Demostró que el plasma es más duradero que la sangre entera y contribuirá a crear bancos de sangre para los aliados en Europa durante la II Guerra Mundial. Será muy crítico con las decisiones oficiales de separar la sangre de los blancos y los negros en los bancos de sangre.

En 1948 se inauguró en Monte Palomar (California, EEUU) el telescopio más grande del mundo con una abertura de 5 metros.