El 8 de enero de 1824 nace Francisco González Bocanegra en San Luis Potosí; fue un poeta lírico, dramaturgo, crítico teatral, orador y articulista, autor de los versos del Himno Nacional Mexicano. González Bocanegra dejó, además, otras composiciones que se distinguen por su facilidad e inspiración, y el drama titulado Vasco Núñez de Balboa, que fue estrenado el 14 de septiembre de 1856, en el Teatro Iturbide, y cuya primera edición impresa no se publicó hasta 1954. Este drama histórico-caballeresco, muy en la línea del romanticismo imperante, mereció por su excelente versificación el elogio del dramaturgo español José Zorrilla, quien señaló sin embargo la lentitud de su desarrollo como principal defecto.

En 1601 nace Baltasar Gracián, escritor y pensador español del Siglo de Oro que cultivó la prosa didáctica y filosófica. Entre sus obras destaca “El Criticón”, una de las novelas más importantes de la literatura española.

En 1971 fallece Armando Discépolo, autor teatral argentino, creador del estilo “grotesco criollo” y autor de varias obras clásicas del teatro argentino como “Stéfano” o “Mustafá“.

En 1990 fallece Jaime Gil de Biedma, poeta español, uno de los autores más importantes de la Generación del 50.

En 1642 fallece en Florencia el astrónomo, filósofo, matemático y físico italiano renacentista Galileo Galilei, considerado “padre de la moderna astronomía”. Entre sus logros se cuentan la mejora del telescopio como tal, numerosas observaciones astronómicas, la ley del movimiento uniformemente acelerado y haber sido defensor y seguidor de las ideas de Copérnico.

En 1337 fallece en Florencia, Italia, el pintor renacentista, escultor y arquitecto italiano del “Trecento”, Giotto de Bondone. Fue uno de los primeros en sacudirse las limitaciones del arte y los conceptos medievales y por tanto se le considera uno de los padres del “Renacimiento”.

En 1324 fallece en Venecia a los 69 años, Marco Polo, mercader, explorador y aventurero veneciano que, junto con su padre y su tío, viajó a China por la ruta de la seda, y permaneció allí durante 17 años. Marco dictó a Rustichello de Pisa las memorias de sus viajes y éste las reflejó en el libro “Los viajes de Marco Polo”.