POR CLAUDIO JAIME M.

Desde el punto de vista financiero, existen dos conceptos básicos para reducir las afectaciones por la ocurrencia de un sismo, estos son: Seguros y Ahorro, los seguros le permitirán recuperar parte o la mayor parte del valor de bienes afectados que representan su patrimonio, me refiero a su casa, departamento y/o su carro.

Entre 1990 y 2017 en México han sucedido un total de 102 mil 189 sismos registrados de entre 0 y 8.9 grados de intensidad, esta cifra revela que por año ocurrieron en México un promedio de 3 mil 784 sismos, destacando en ese periodo, el año 2017 con 26 mil 364 eventos registrados, ubicándose como el de mayor numero de sismos registrados por el Servicio sismológico nacional, así como los años de 1995 y 2012 como los de mayor numero de sismos de más intensidad.

 

Fuente: SSN

Fuentes: SSN, Registro civil de la CDMX, Sistema nacional de protección civil y AMIS

El grado de daño a su propiedad dependerá de que tan preparado este, tanto para evitarlos como, atención en este punto, recuperarse de ellos, en esta ocasión le ofreceré la perspectiva de sus finanzas personales después de un sismo.

Los seguros le podrían garantizar, recuperar parte o la mayor parte de esa inversión, pero en el caso de las viviendas, no siempre es redituable repararlas o reconstruirlas, por lo que buscar otro lugar para vivir será la opción y aquí el recurso que apoyara su decisión es el ahorro, debido a los gastos que ningún seguro le cubre, como el de tener que mudarse a otro lugar.

Los servicios de los que usted dispone con normalidad tales como electricidad, agua, telefonía celular y cajeros automáticos, inmediatamente después de un sismo pueden fallar y el tiempo en que tarden en recuperarse nadie lo puede asegurar, entonces, para que usted esté preparado para enfrentar la falta de servicios sin afectar su economía después de un sismo, considere lo siguiente:

  1. En caso de que los servicios bancarios queden fuera de servicio, disponga de una cantidad en efectivo guardada en un lugar seguro que le permita alimentarse usted y su familia durante diez días al menos, así como, en caso de ser necesario, tener que viajar a la casa de algún familiar fuera del área afectada o albergue.

Mantenga documentación importante guardada en un lugar seguro, junta y dentro de una bolsa de plástico con una mochila a la mano para que pueda llevarlos con usted en caso de ser necesario.

  1. En su casa considere como reserva cuando menos dos garrafones de agua, comida enlatada y algunas baterías, los puede ir utilizando y reponiendo para que el agua de los garrafones no se haga “vieja”, las latas no caduquen y las baterías se descarguen, después de un sismo pueden ocurrir compras de pánico y salir a comprar puede representar un riesgo.

Si la suspensión del servicio de agua se alarga, el agua potable y no potable escaseara, por lo que considerar trasladarse a un albergue o viajar a la casa de algún pariente fuera del área de afectación mientras se reestablecen servicios como agua y electricidad, puede ser una opción.

  1. Inmediatamente después de un sismo, si usted no necesita auxilio, no intente llamar por teléfono, lo único que lograra es agotar su batería y saturar la red, en caso de que este en servicio, su insistencia disminuirá las probabilidades de quienes si están en peligro y necesitan ayuda.

Tampoco intente usar su carro, solo causara aumento del trafico y evitara que los servicios de emergencia puedan llegar con oportunidad para ayudar.

  1. Espere cuando menos dos horas después del evento sísmico para intentar trasladarse en su auto o comunicarse con sus seres queridos, si es solo para avisar que esta bien, sea lo mas breve posible, no narre “como le fue” la red aún pueden ser necesitada para pedir ayuda.

Para que esas dos horas de espera no le causen a usted y sus familiares angustia, establézcalo como parte de su plan familiar de protección civil con su familia, así como acordar un punto de reunión en caso de no poder comunicarse.

Después de un evento sísmico mantenga la calma, aplique los planes de protección civil de su localidad y apéguese a su plan familiar de protección civil para que pueda reunirse con su familia o comunicarse con ellos, y recuerde, no gaste mas de lo que gana.