La epidemia homicida que sufre México no respeta clase social, región o profesión. Cada vez quedan menos sitios intocados por la violencia que golpea el país desde hace años y que colocará a 2018 como el año más sangriento en décadas. Este jueves, la memoria colectiva del dolor suma un atroz recuerdo nuevo. La Cámara de Diputados suspendió su sesión minutos después de que la legisladora Carmen Medel se enterara vía telefónica del asesinato de su hija, Valeria Cruz Medel, de 22 años, en Ciudad Mendoza, Veracruz.

Algunos periódicos locales veracruzanos han reportado que un hombre armado entró esta tarde en un gimnasio de aquella ciudad, en el centro del Estado, y abrieron fuego contra Valeria Cruz. El ataque habría sucedido a pocos metros de la presidencia municipal. El cuerpo de la joven de 22 años, originaria de Coatzacoalcos y estudiante de Medicina en la Universidad Veracruzana, quedó tendido entre las pesas y aparatos de entrenamiento.

LEER MÁS EN: