La mitad de los mexiquenses que emigraron a Estados Unidos no aplican los conocimientos que adquirieron en aquel país una vez que regresan a sus municipios de origen, afirmó el experto del Centro de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades (CICSyH) de la Universidad Autónoma del Estado de México, Renato Salas Alfaro.

Detalló que como parte del trabajo de investigación “La migración internacional de retorno en el Estado de México”, analizó qué conocimientos adquirieron los migrantes mexiquenses en Estados Unidos, cómo fue el proceso de aprendizaje y qué hacen con esas habilidades una vez que regresan a sus municipios de origen.

El estudio, resaltó el investigador de la UAEM, reveló que a los migrantes no les gustan las condiciones de trabajo en México, los horarios y los pagos, asimismo, cuarenta por ciento de ellos están calificados para hacer trabajos especializados, pero no cuentan con un certificado que avale sus conocimientos, lo cual es un obstáculo para que encuentren trabajo.

El especialista en migración internacional indicó que durante tres años de investigación realizó alrededor de 370 entrevistas a migrantes de 38 municipios del Estado de México, que revelaron que uno de cada tres se desarrolló con éxito en el campo laboral de Estados Unidos.

“Es decir, un tercio de los migrantes mexiquenses tuvieron importantes ascensos laborales, dominan el idioma inglés y cuentan con conocimientos especializados. Otro tercio tiene conocimientos en las áreas de jardinería, albañilería o maderería y también lograron alguna promoción en los ámbitos en los cuales se desarrollaron”.

La investigación también reveló que los migrantes mexiquenses tienen un promedio de escolaridad de nueve años y la gran mayoría tienen experiencia laboral antes de migrar, factor que les facilita conseguir empleo en Estados Unidos, concluyó Renato Salas Alfaro.

Previenen suicidio entre los jóvenes

Especialistas en las áreas de psiquiatría y psicología de la Universidad Autónoma del Estado de México participaron como ponentes en el V Congreso Estatal de Salud Mental, que se llevó a cabo en Hospital Materno Infantil del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), en la ciudad de Toluca.

El programa de este ejercicio académico comprendió cuatro talleres para público en general y uno para profesionales, en el que se abordó el trabajo de resiliencia en infantes, así como conferencias magistrales y mesas de trabajo en torno a casos clínicos y estrategias preventivas del suicidio.

Angélica Olmos Ángeles, organizadora del evento, que en coordinación con la máxima casa de estudios mexiquense, realiza la Asociación de Psiquiatría y Psicoterapia Estado de México y la Sociedad Pro Salud Mental de la entidad, detalló que como parte de las actividades de carácter informativo, se ofreció un taller dirigido a los jóvenes.

El propósito, puntualizó, fue que tuvieran la posibilidad de identificar a quienes se encuentran en riesgo de suicidio, pero también a aquellos que incurren en autolesiones.

Luego de indicar que según diversos estudios, los mexicanos con entre 15 y 29 años de edad representan 40 por ciento de los casos de suicidio, subrayó la necesidad de integrar a todos los sectores de la sociedad a la prevención de este acto.

La egresada de la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEM consideró que aunado a la historia personal y familiar, así como la baja resiliencia, el uso inadecuado de las redes sociales e internet es factor determinante en los casos de suicidios de los jóvenes.