La oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU) ha vuelto a poner los ojos en México a su máximo nivel. Desde Ginebra, el alto comisionado Zeid Ra’ad Al Hussein, denunció la situación en la región fronteriza de Tamaulipas tras la desaparición de 23 personas a manos de policías federales.

El Alto comisionado señaló que esta situación es especialmente lacerante tras los operativos del ejército y la entrada en vigor de la ley- una más- de Desapariciones forzadas.

El diplomático jordano hizo un llamamiento a las autoridades de México para que se implementen medidas urgentes que acaben con la ola de desapariciones forzadas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y sus alrededores, puesto que en lo que va de 2018 suman 23 casos, entre ellos cinco menores de edad, y señala que hay fuertes indicios de que los crímenes habrían sido cometidos por una fuerza federal de seguridad.

LEER MÁS EN: