POR CLAUDIO JAIME

El termino en si (riesgo) nos indica una amenaza, algo que podría alterar nuestra rutina diaria y en el peor de los casos afectar nuestras propiedades, nuestra salud o nuestra vida, lo genérico de este término no define que tan leve o que tan grave podría ser, en este aspecto detallare que para que un riesgo sea, imperceptible, leve o grave dependerá de que tan vulnerable o protegido se encuentra el que los sufre.

En lo que a finanzas personales se trata, enfocaré el concepto “riesgo” al tema, a que riesgos están expuestas sus finanzas personales, ¿qué riesgos corre su dinero?

Entre el 27 y 30 de abril pasado sucedió un llamado “ataque cibernético” afectando a los usuarios de la banca electrónica con el retraso de operaciones tales como pagos por medio de la plataforma del sistema de pagos electrónicos interbancarios (Spei) así como retrasos y falta de disponibilidad en la operación de la red de cajeros automáticos de los diferentes bancos que ofrecen este servicio en México.

Hasta el momento el Banco de México ha informado que el sistema de pagos interbancarios (Spei) así como los diferentes servicios de banca electrónica no sufrieron daños y que tampoco se han reportado usuarios y/o cuentahabientes de los servicios bancarios de México afectados por el incidente y que los bancos directamente atacados no sufrieron mayores afectaciones.

Sin embargo, esta experiencia nos demostró a los usuarios de los servicios financieros en México la fragilidad de un sistema que, según los últimos informes a partir del incidente, se reorganizo, fortaleció y promete implementar medidas para mejorar la seguridad de las operaciones bancarias en general.

Pero, seamos honestos, nada garantiza que no vuelva a ocurrir, por lo que las medidas que usted como usuario pueda tomar en el futuro por si algo similar sucediera nuevamente, lograran que resulte lo mejor librado posible.

Un dicho popular podría serle de utilidad para diseñar su propio plan de contingencia ante incidentes como el de finales del mes de abril y este es: “No ponga todos los huevos en la misma canasta” (diversificación).

Este concepto puede interpretarse de diferentes formas de acuerdo con la manera en que usted maneja sus finanzas personales. Si usted recibe su sueldo por medio de una nómina electrónica, con una tarjeta bancaria que le ofrece la opción de retirar solo la cantidad que necesita y/o hacer los pagos que tiene programados con ese instrumento, usted corre el riesgo de no poder disponer de efectivo y/o no poder pagar si el sistema de su banco de forma inesperada falla.

Aquí existen varias opciones, usted necesita un lugar seguro, alterno al banco para guardar dinero disponible, una reserva. Usted deberá pensar con detenimiento de que lugar seguro dispone, ¿su casa? ¿La casa de algún familiar?, ya que usted haya elegido ese lugar, le recomiendo que consulte las diferentes medidas de seguridad que enliste dando clic en el artículo “Que a usted no lo roben” ahí encontrara las formas para evitar que sus documentos objetos de valor o dinero en efectivo corran riesgo en un lugar diferente al banco.

Ahora bien, su reserva, esto se entenderá como un monto, que bien puede ser independiente de sus ahorros, que le permitirá poder comprar la comida de la quincena o bien otro pago que usted considere prioritario sin depender exclusivamente de su pago de nómina, esta reserva la podrá ir formando paulatinamente, de forma ordenada y disciplinada, de la misma forma que usted realiza su ahorro, como lo recomiendo en el artículo “No ahorre lo que le quedo después de gastar…”.

Le recomiendo que esta reserva sea independiente de sus ahorros para que su monto no se vea afectado en caso de requerir del uso de sus ahorros ya que quedaría desprotegido del riesgo que esta cubriendo con esa reserva. El monto de se reserva, de forma ideal esta deberá equivaler a un pago de su salario mensual.

En cuanto al lugar exacto donde poner bajo resguardo esta reserva en el sitio donde usted considero es el mas seguro, antes de decidir si usar una caja fuerte (que para lo que usted requiere sus precios oscilan entre los 1 mil 500 y los 3 mil 500 pesos) o cualquier otro objeto que sea seguro, la principal medida de seguridad es: que solo usted y alguien mas de su entera confianza (su pareja, esposa/o) sepa de ese lugar, nadie más.

Si usted dispone de ahorros guardados en un banco, consulte nuevamente el costo de los servicios que esa institución le cobra por mantener ahí sus ahorros, este podría ser el momento de encontrar una mejor opción y mover su dinero a otro banco y, si los costos se lo permiten de acuerdo con el monto de sus ahorros, mantenerlos en mas de un banco, diversificar, recuerde que es un riesgo mantener “todos los huevos en la misma canasta”.

Y no lo olvide, No Gaste Más de lo que Gana.