Esta elección es la primera en la que los mexicanos en el exterior tuvieron la oportunidad de tramitar su credencial para votar desde embajadas y consulados mexicanos. Los ciudadanos mexicanos que viven fuera del país han podido votar desde 2006, pero hasta ahora su participación había estado limitada por el hecho de que muchos no contaban con credencial de elector ni la posibilidad de viajar a México para obtenerla. Más de medio millón de credenciales fueron expedidas desde 2016 y 181.000 personas se registraron para votar el 1 de julio. El número sigue siendo bajo en relación a los ocho millones de mexicanos que son elegibles para votar desde el exterior. Sin embargo, es un aumento de más del triple respecto a la elección de 2012.

Los mexicanos en el exterior tienen un peso político y económico innegable para México y su relación con Estados Unidos. Hay 36 millones de mexicanos fuera del país, once millones nacidos en México. El 98% está en Estados Unidos. El poder político de sus organizaciones y líderes es cada vez más importante y seguirá creciendo. Su influencia en la economía mexicana es clara. En 2017 las familias mexicanas recibieron más de 28.000 millones de dólares en remesas.

LEER MÁS EN: