Twitter recomendó este jueves a sus más de 330 millones de usuarios que cambien la contraseña como medida de precaución, después de que un fallo técnico haya provocado que algunas de ellas fuesen almacenadas de forma no oculta en su sistema informático interno. En un mensaje publicado en su blog, la red social explica que el error ya se ha solventado y que, fruto de su investigación, no han detectado brechas por las que estas contraseñas hayan podido salir de su sistema ni malas prácticas por parte de nadie. Aun así, curándose en salud, la compañía invita a todos aquellos con perfil en la plataforma a que “consideren modificar sus contraseñas en todos los servicios en los que las hayan utilizado”.

El responsable técnico de Twitter, Parag Agrawal, explica en dicho comunicado cómo se ha producido el error. La compañía almacena las contraseñas de forma encriptada, sustituyendo los caracteres de la clave por letras y números, lo que permite a la red social validar esa contraseña sin revelarla. Sin embargo, debido al error, las contraseñas se escribieron en un registro interno antes de que se completara ese proceso de encriptado que califica de hashing.

LEER MÁS EN: